Tinamenor SLU pone fin a una actividad acuícola de más de 40 años en Cantabria

La inacción de la administración regional y central ante las reiteradas solicitudes de Tinamenor por regularizar su situación con Costas; y la fatalidad de una enfermedad que ha afectado este vivero industrial desde octubre de 2015, ponen fin a una actividad de 40 años en Cantabria, y deja sin empleo a 44 trabajadores directos y 35 más entre eventuales e indirectos.

Según ha explicado el directivo de Tinamenor, Gustavo Larrazábal, a misPecesel pasado jueves, 28 de abril, la empresa hizo entrega del escrito solicitando la liquidación, al amparo de la Ley Concursal, alegando una serie de circunstancias que a continuación se describen de manera resumida.

Como ya se ha informado previamente, el conflicto de Tinamenor con Costas viene de lejos. Desde 2003 la empresa ha estado actuando sin posibilidad de aplicar una modernización a la altura de las circunstancias por falta de una concesión administrativa que permitiera a la empresa acometer un plan de mejoras.

En febrero de 2013 se presentó en la Demarcación de Costas en Cantabria un proyecto en el que se explicaba que la concesión, debía hacerse por una cantidad de tiempo suficiente para que ésta fuera amortizada.

A pesar de ello, a cambio, la concesión de Costas se recomendó por parte de la Demarcación de Cantabria en la Dirección General en Madrid, durante un período de 12 años, hasta enero de 2029, tiempo considerado por Tinamenor "manifiestamente insuficiente" para rendibilizar las necesidades de inversión en la instalación.

A este grave problema de concesión, se ha unido otro de “gran envergadura”, como la afectación de la planta por nodavirus del serotipo RG/SJ, una cepa recombinante poco común que afecta principalmente a la dorada en sus estadios de larva, y en menor medida en la fase alevín y juvenil, la principal actividad productiva de esta instalación en Cantabria.

Como consecuencia de este problema, la empresa ha visto cómo se ha ido perdiendo la clientela, ante la imposibilidad de comercializar alevines y el desabastecimiento de éstos, “por lo que desaparece la razón de ser de la sociedad, que es la venta de sus productos”.

Desde que el nodavirus afectó a la planta de Tinamenor, las pérdidas acumuladas alcanzan en torno a 1,8 millones de euros, “ante la necesaria e irremediable parada productiva”.

De otra parte, la empresa ha tratado por todos los medios recuperar la normalidad productiva a través del apoyo del Gobierno Regional y el Gobierno de España “para poner solución a los problemas que impiden hacer un proyecto de negocio viable a medio y largo plazo”.

A día de hoy, tal y como señalan desde Tinamenor en el escrito de liquidación, “no se ha recibido ninguna respuesta formal ni del Gobierno Regional, ni de la Dirección General de Costas”. Aunque reconocen que se han recibido apoyos verbales del Gobierno Regional planteándose préstamos al nuevo inversor del Grupo Tinamenor, “pero en ningún caso una subvención directa a la sociedad”. Los prestamos ofrecidos requieren aval bancario.

Igualmente, por lo que respecta a la concesión administrativa, se ha realizado un informe de la Demarcación de Costas de Cantabria elevado a la Dirección General de Costas del Ministerio, señalando que “no es necesario ampliar el plazo de concesión hasta 25 años y que la actual propuesta (no concedida) de autorizar una concesión hasta el año 2029 es más que suficiente para amortizar las inversiones”, algo en lo que difiere la empresa.

Adicionalmente, por falta de dimensión adecuada de las instalaciones, producto de no poder invertir al no tener garantía de concesión a largo plazo, la empresa dejó de ser competitiva en costes con lo cual arrastra pérdidas continuadas desde 2009 a 2015 por un total de 9,8 millones de euros.

En definitiva, y ante las circunstancias expuestas, las causas de “fuerza mayor” no dan más alternativa a Tinamenor a la extinción laboral de 44 contratos de trabajo, entre los que se encuentran 3 acuicultores especialistas, 4 auxiliares acuicultores, un director técnico, jefes de área, encargados, oficiales acuicultores con alta cualificación en un ámbito tan especializado como el sector acuícola.

Fuente: www.mispeces.com

02/05/16